Gel 100% natural: Elimina arrugas, ojeras, manchas, reafirma el rostro ¡COMPÁRTELO!

La mayoría de las mujeres de hoy día tienen muy presente el cuidado de su piel. Muchas de ellas recurren a productos caros que prometen ser milagrosos, olvidando los beneficios de los remedios naturales. Entre algunos de esos productos naturales podemos encontrar el aloe vera y el aceite de coco. Cada uno de ellos por separado tienen muchos beneficios para la salud, pero cuando se juntan se multiplican sus beneficios de una forma increíble. Si deseas tener una piel tersa e hidratada, sigue leyendo para saber porqué es necesario utilizar en nuestra rutina facial estos dos ingredientes naturales y como utilizarlos.

El aloe vera proviene de la hoja de sábila. Esta planta necesita pocos nutrientes para desarrollarse, y sin embargo genera numerosas sustancias positivas para nuestro cuerpo. La mejor propiedad del aloe es que aporta grasas naturales a la piel mejorando nuestra lubricación natural. El aloe vera posee aminoácidos que nos ayudan a que nuestra piel se vea brillante y evita la aparición de arrugas prematuras. Otro de sus múltiples beneficios es aliviar las irritaciones y quemaduras solares.

Por otro lado, el aceite de coco es un potente agente hidratante. Nos va a ayudar a mantener nuestra piel suave y cuidada, disminuyendo el proceso de envejecimiento de la piel y con ello las temidas arrugas. Se ha demostrado que usando el aceite de coco de manera habitual sobre la piel seca mejora su contenido lípico de forma natural. Además, este puede usarse como mascarilla capilar antes de la ducha para evitar el encrespamiento y las puntas abiertas.

Receta del gel casero:

Para conseguir este gel casero maravilloso solo necesitas dos ingredientes: aceite de coco y aloe vera. Y si quieres que tenga un olor agradable, puedes añadir algún aceite esencial como lavanda o romero.

Para hacerlo hay que mezclar dos cucharadas de aceite de coco y tres cucharadas de gel de aloe vera (y si le añades alguna esencia, entre 3 y 5 gotas según lo intenso que lo deseas). A continuación hay que batir bien la mezcla y añadirla a un recipiente de cristal para mantener intactas sus propiedades.

Todos estos productos puedes conseguirlos en herbolarios o tiendas especializadas. Pero el aloe vera puedes obtenerlo de forma casera teniendo tu propia planta. Para extraer el gel de la hoja solo tienes que cortarla e ir retirando la cáscara verde hasta extraer la sustancia transparente.

La mezcla de ambos productos hacen maravillas en la piel. Las propiedades humectantes que poseen ambos ingredientes convierten este gel en una extraordinaria fuente de hidratación. Además ayuda a la reducción de arrugas, regenera heridas, irritaciones y quemaduras, y evita la aparición de hongos en la piel.

Fuentes:https://www.saludnatura.net  https://curiosidadesdelasalud.com

Compartir

Compartir en FacebookFACEBOOK Compartir por whatsappWHATSAPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *