¿Alguna vez al despertarte has querido moverte o gritar y no has podido? Te contamos lo que significa ¡¡COMPARTE!!

El momento de irnos a dormir es uno de los más deseados por muchas personas después de un duro día de trabajo. Es nuestro momento del día en el que por fin vamos a descansar tanto la mente como el cuerpo de la rutina y los problemas diarios. Sin embargo, hay ocasiones en las que el sueño no es tan placentero ni reparador como esperábamos,ya que puede verse afectado por diferentes factores y provocarnos pesadillas, insomnio o simplemente dormir mal. Uno de los problemas más extraños es la conocida “parálisis del sueño”, una sensación algo desconcertante que a muchas personas les provoca mucha angustia.

sueño

 

¿Qué es “la parálisis de sueño”? 

La parálisis del sueño es una incapacidad transitoria para realizar cualquier tipo de movimiento voluntario que tiene lugar durante el periodo de transición entre el estado de sueño y el de vigilia.Puede ocurrir en el momento de comenzar a dormir o en el de despertarse y suele acompañarse de una sensación de gran angustia. Su duración suele ser corta, generalmente entre uno y tres minutos, tras los cuales la parálisis cede espontáneamente. Durante el episodio, la persona está totalmente consciente, con capacidad auditiva y táctil, pero es incapaz de moverse o hablar, lo que puede provocar gran ansiedad. Sin embargo, no existe peligro alguno para la vida, pues los músculos respiratorios siguen funcionando automáticamente.Cuando ocurre una parálisis de sueño, podemos sentir que nos despertamos, pero no podemos mover ninguna parte del cuerpo, lo cual genera miedo y pánico.

 La parálisis de sueño ocurre porque mientras estamos en el proceso de quedarnos dormidos o durante un sueño, parte de nuestro cerebro se activa, pero la parte de este que nos hace mantenernos inmóviles mientras dormimos no, por ello no podemos movernos y ante el pánico nuestra mente comienza a imaginar cosas. Los factores que influyen al desarrollo de este problema son los relacionados a nuestra vida, tales como el estrés, depresión, cansancio, preocupaciones y otro tipo de problemas que nos afecten emocionalmente.

Para controlar o salir de esta especie de trance, es muy importante no ceder al pánico. Saber que es algo normal y que no representa ningún peligro para ti te va a ayudar a verlo de otra manera. Mientras estés en este proceso, es recomendable que relajas el cuerpo y regules la respiración para que podamos despertar más rápido y calmados. Intenta alejar de tu vida todos aquellos problemas que te produzcan estrés y buscar una solución a aquellos que puedas resolver en un corto plazo.

Facebook: www.familiasalud.com

Compartir

Compartir en FacebookFACEBOOK Compartir por whatsappWHATSAPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *